Marketing Político y Social Listening

Fecha de la última modificación

Comentarios: 0

Marketing Político y Social Listening
Foto de Element5 Digital en Pexels

Las redes sociales son las plataformas más efectivas para crear conciencia sobre cuestiones políticas, alentar a las personas a votar y promover candidatos.

Dado que las redes sociales son utilizadas principalmente por los jóvenes, son una gran plataforma para dinamizar un grupo demográfico de votantes que generalmente no están muy interesados en la política convencional.

Sin embargo uno de los principales peligros en el marketing político es sin lugar a dudas el sesgo de confirmación, ese gran engaño de la mente y de las redes sociales que nos impulsa a creer que todos piensan como nosotros o que lo que pensamos es correcto en contraposición a la equivocación de los demás.

Y los políticos no están exentos de este sesgo, es más, a ellos les afecta aún más, debido al entorno que los rodea y en muchos aspectos los tiene embelesados con una falsa apreciación de la realidad. Es el típico problema de tener que asumir una postura de excesiva confianza que al final se termina creyendo.

Aquí es donde se cometen la mayoría de los errores en marketing político ya que, como es lógico, falsos preceptos desencadenarán falsos resultados y harán que todo el trabajo se vea distorsionado no sólo con una falsa percepción de la realidad sino de las estrategias a ser utilizadas y de los resultados a ser obtenidos.

¿Por qué caemos en el sesgo de confirmación cuando visitamos nuestras redes sociales?

La respuesta está en la base misma del negocio de las redes sociales y su forma de manejar la información que vemos desde nuestras cuentas. Los algoritmos de las redes sociales usan el sesgo de confirmación como su mayor valor de venta de producto. Es decir, las redes sociales nos atraen porque nos muestran lo que nos gusta y nos ocultan lo que no.

Esto agrupa a los segmentos de mercado por afinidades, por lo tanto, nuestros amigos más visibles en nuestra red tenderán a ser aquellos con los que más interactuamos, ergo, con los que más afinidades ideológicas o emocionales tengamos.

Por lo tanto el problema está en el mismo fundamento de las redes sociales, están diseñadas para gustarnos, nadie quiere entrar a una red social en la que todos piensan diferente, eso nos haría perder el sentido de pertenencia y nos alejaría de inmediato de dicha red.

En estas circunstancias el marketing político orientado a campañas se vuelve una herramienta indispensable para los candidatos y sus partidos ya que se libera de los apasionamientos meramente emocionales y nos muestra la realidad política tal como es evitando el sesgo de confirmación.

Es aquí donde herramientas como el Social Listening nos muestra lo que nos gusta y lo que no de las redes sociales y nos permite tener un panorama mucho más ajustado a la realidad del sentimiento general o de las tendencias de pensamiento del público al que se desea llegar.

Un ejemplo práctico

Veamos por ejemplo los problemas alrededor de las posibles postulaciones de Luis Fernando Camacho y Marco Antonio Pumari. De haber tenido un análisis de las interacciones del público en redes sociales, muy probablemente el ex vicepresidente del comité cívico de Santa Cruz hubiera caído en cuenta que Marco Antonio Pumari era una mucho mejor opción como candidato a la presidencia a nivel nacional de lo que era él, si se quería realmente capitalizar una mayor porción del voto. Nuevamente el sesgo de confirmación, el entorno inmediato y las redes sociales generaron en cada candidato una expectativa distinta a la real ya que cada cuenta personal y del grupo de amigos les mostraba a cada uno una realidad completamente diferente.

Haber tenido en ese momento herramientas de Social Listening y Marketing Analítico les hubiera sido de gran utilidad a los candidatos para saber cuál era la tónica real de las interacciones que estaban ocurriendo en las redes sociales en ese momento y les hubiera permitido definir estrategias más eficientes para la toma de decisiones.

Y es justo aquí donde mucha gente empezará a incomodarse y a justificar su propio sesgo de confirmación dando sus justificativos sobre uno u otro candidato, pero la realidad aquí es que cuando uno hace Social Listening y Marketing Analítico, simplemente analiza y parametriza la información, los resultados son los que son más allá de si nos gustan o no, y esa es justamente la información que termina haciendo ganar o perder a los candidatos, a los partidos y a los votantes, más allá de lo que SIENTAN.

Un partido político siempre debería tener en claro que no es el voto de SU gente la que los hace ganar elecciones, es el voto de la gente que no ha decidido por quién votar.

Jordan Gantier R.

DeepMetrika

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar un comentario